martes, 14 de julio de 2015

El ojo del extraño, ciencia ficción en el parque Rivera



La década de los 60 fue prodiga en creaciones cinematográficas y literarias sobre ciencia ficción, acompasadas con un extraordinario desarrollo de los viajes espaciales y el avance tecnológico. Cientos de filmes de clase B, centenares de historias y comics llevaron a un enorme público ávido de aventuras a viajar por los confines del espacio, al contacto con civilizaciones del cosmos y a defenderse de invasiones extraterrestres. 2001 odisea del espacio, Solaris, Robinson Crusoe en Marte y cientos, o tal vez miles de películas llenaron las salas de cine de todo el mundo y sus productores buscaron locaciones por todo el orbe, fuera de los estudios, para representar esos mundos remotos o nuestro propio planeta visitado por alienígenas. En Uruguay también...
El parque Rivera, Atlántida, el lago del Parque Rodó fueron algunos de los lugares donde un equipo de filmación uruguayo trabajó para rodar El ojo del extraño, un cinta de ciencia ficción sobre un contacto extraterrestre. El filme fue producto de la iniciativa de un grupo de inversores estadounidenses interesados en integrar paquetes con películas producidas a bajo costo, pero con la calidad de la clase B, para distribuir en su país. Mario Raimondo, quién participó de la filmación como camarógrafo, en su obra Una historia del cine en Uruguay cuenta que los estadounidenses le dijeron al cineasta Daniel Arijón que la película podría funcionar siempre que “este hablada en inglés y tenga el nivel de calidad de una película de clase B norteamericana, tendrá buenas posibilidades de ser adquirida”.
El filme cuenta la historia de un extraterrestre cuya nave cae en la Tierra, en el mar cerca de la costa de un país innominado. Un periodista anuncia por la televisión las declaraciones de un hombre que dice haber visto caer al mar un bólido proveniente del espacio. De inmediato diversas fuerzas se ponen en marcha para para localizar el objeto. En forma simultánea en una iglesia cercana una solitaria feligresa -Patricia- es sorprendida por un extraño (Luis Elbert) vestido de negro y con la cabeza cubierta por un casco que le habla por telepatía y le pide ayuda. Le explica que cayó desde el espacio por un accidente, que destá siendo perseguido y necesita ayuda para volver a su nave.
Así comienza una aventura que lleva a la pareja por distintos caminos para llegar hasta el mar. Son perseguidos por la policía, los militares, en un periplo que incluye el uso de helicópteros, perros, la caballería y hasta tanques. Finalmente llegan al mar y el extraño logra llegar a su nave y partir hacia su lejano mundo.
La persecusión incluyó locaciones tales como el parque Rivera, convertido en un bosque brumoso, el lago del Parque Rodó y las canteras. Se movilizaron cientos de extras así como un destructor de la Armada, un helicóptero de la Fuerza Aérea, unidades de caballería y de tanques, en un esfuerzo de producción nunca antes realizado en el país.
Lamentablemente el filme no fue estrenado. Problemas con la calidad de la película empleada impidieron un producto de calidad y la retirada de los inversores, parece que un poco cansados de esperar, hicieron abortar el proyecto.
El ojo del extraño (Uruguay, 1962). Director: Daniel Arijón. Protagonista: Luis Elbert. Rodada en blanco y negro.

Hace 50 años con Líber Arce moría el Uruguay liberal

Dicen que el invierno de 1968 fue uno de los más fríos del siglo XX en el Uruguay. Las fotografías y las películas en blanco y negro de la ...